Roberto Garrido, cocina y alegría