Javier de la Cruz, clase y estilo